Cambio climático. Los daños ambientales y ecológicos generados por el calentamiento del planeta han sido puestos de relevancia como una de las consecuencias que con prioridad surgen de los efectos derivados del mismo (IPCC, 2007).

Se han evidenciado algunos de estos efectos como pueden ser: un aumento de las temperaturas con valores extremos que ocasionan, además, un incremento de temperaturas en mares y océanos; el aumento del nivel del mar; escasez de alimentos en algunos territorios o países que pueden derivar en grandes movimientos migratorios como consecuencia de grandes problemas que pueden surgir con relación a estos cambios socioeconómicos, etc. (IPCC, 2018).

Como observamos los daños ambientales pueden ser transformados en daños sociales que pueden afectar inclusive, a la capacidad y organización política de los territorios afectados (Climate Central 2012), (Dyer 2010), (Kramer 2013), (Parenti 2011).

A todo lo anterior hay que unir la posible conjunción de otros problemas que pueden surgir ligados a los anteriores, como pueden ser: desastres naturales, catástrofes o situaciones de crisis sanitarias que pueden derivar en epidemias que, en su conjunto, forman un caldo de cultivo básico para la posible aparición de conductas antisociales (South 2009), (White 2009) que pueden conllevar la aparición de comportamientos violentos.

El crimen, uno de los efectos del cambio climático
El crimen, uno de los efectos del cambio climático

Estas conductas desviadas ante situaciones de escasez de recursos, disminución de agua dulce y situaciones de desabastecimiento pueden exteriorizarse en situaciones de conflicto interno con la aparición de conductas criminales que pueden ser como consecuencia de posibles manifestaciones ante los problemas sociales generados, estos suelen ser delitos contra el patrimonio por daños sobre la propiedad o, llegados a casos extremos lesiones sobre las personas (Brisman, 2008), (Scarce 2006).

Llegados a este punto considero que es necesario hacer un breve resumen de las posibles consecuencias criminales que pueden ser relacionadas con el cambio climático y sus efectos, en primer lugar los denominados crímenes primarios, que son aquellos que son ocasionados sobre la propia naturaleza en sí misma por una vulneración o infracción a las normas ambientales establecidas.

el cambio climático y sus efectos
el cambio climático y sus efectos

En segundo término tenemos aquellas acciones que afectando de forma directa a los ecosistemas o la propia naturaleza repercuten sobre las personas, denominados crímenes secundarios y, en tercer lugar los conocidos como terciarios (Potter 2014), que son los daños sociales originados como consecuencia de una respuesta social a los efectos de los anteriores.

Para concluir, existen estudios que avalan las posturas que defienden que el calentamiento del planeta y el cambio climático tiene un factor criminógeno (Hall & Farrall 2013) e inclusive, se ha evidenciado la vinculación entre el aumento de las temperaturas con la aparición de conductas criminales (Lee, et al., 2013) (Mares, 2013).

No obstante, es bastante controvertido determinar de forma genérica si el calentamiento global origina un aumento de la delincuencia, pero existen estudios que explican como existe una relación con variación de la tasa de delitos violentos frente al aumento de la temperatura (Tiihonen, et al., 2017).

El crimen, uno de los efectos del cambio climático

Además, como la Criminologia verde sostiene, la acción y consecuencias generadas por el cambio climático pueden ocasionar tal nivel de destrucción que los estudios científicos (Desforges et al. 2018) avalan una posible extinción de especies con la pérdida de ecosistemas, lo que encajaría en la definición de una figura que ha sido defendida ante las Naciones Unidas, para su reconocimiento como crimen internacional (Higgins 2010), ECOCIDIO, pues en la actualidad, como indica Agnew (2011) los daños ambientales y sociales generados pueden quedar fuera de sanción en los algunos ordenamientos jurídicos.

Referencias:

Agnew, R., 2013. The ordinari acts that contribute to ecocide: a criminological analysis. En: The Routledge International handbool of green criminology. London: Routledge.

Brisman, A., 2008. Crime-Environmenta relationships and environmental justice. Seattle Journal for Social Justice, 6(2), pp. 727-817.

Climate Central, 2012. Global weirdness: severe storms, deadly heat waves, relentless drought, rising seas, and the weather of the future, New York: Pantheon Books.

Desforges, e. a., 2018. Predicting global killer whale population collapse from PCB pollution. Science, 361(6409).

Dyer, G., 2010. Climate wars: The fight for survival as the world overheats. Oxford: Oneworld Publications.

Hall, M. & Farrall, S., 2013. The criminogenic consequences of climate change: blurring the boundaries between offenders and victims. En: A. Brisman & N. South, edits. Routledge International Handbook of Green Criminology. Abingdon, Oxom: Routdledge, pp. 120-133.

Higgins, P., 2010. Eradicating ecocide: laws and governance to prevent the destruction of our planet. London: Shepheard-Walwyn.

IPCC, 2007. Cambio climático 2007: Informe de síntesis. Contribución de los Grupos de trabajo I, II y III al Cuarto Informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático , Chile: Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático.

IPCC, 2018. Summary for Policymakers. In: Global Warming of 1.5°C. An IPCC Special Report on the impacts of global warming of 1.5°C above pre-industrial levels and related global greenhouse gas emission pathways, in the context of strengthening the global response to, s.l.: Panel de expertos de Cambio Climático.

Kramer, R. & Michalowski, R., 2012. Is global warming a state-corporate crime?. En: R. White, ed. Climate Change from a criminological perspective. New York: Springer, pp. 71-88.

Lee, H. F., David, D. Z., Peter, B. & Jie, F., 2013. Positive correlation between the North Atlantic Oscillation and Violent conflicts in Europe. Climate Research, Volumen 56, pp. 1-10.

Mares, D., 2013. Climate Change and Levels of Violence in Socially Disadvantaged Neighborhood Groups. J Urban Health, 90(4), pp. 768-783.

Parenti, C., 2011. Tropic of chaos: Climate change and the new geography of violence. New York: Nation Books.

Potter, G., 2014. The criminogenic effects of environmental harm: bringing a “green” perspective to mainstream criminology. En: R. White & M. Kluin, edits. Environmental Crime and its Victims: Perspectives within Green Criminology. Farnha: Ashgate.

South, N., 2009. Ecocide, conflict and climate change: Challenges for criminology and the research agenda in the 21st century. En: K. Kangaspunta & H. Marshall, edits. Ecocrime and justice: Essays on environmental crime. Turin: UNICRI, pp. 37-53.

White, R., 2009. Dealing with climate change and social conflict: A research agenda for 33 eco-global criminology. En: K. Kangaspunta & H. Marshall, edits. Eco-crime and justice: Essays on environmental crime. Turin: UNICRI, pp. 14-35.

Esteban Morelle Hungría
GreenCriminologist, Investigador colaborador de la Universitat de les Illes Balears y Doctorando en Derecho ambiental en la Universidad de Alicante