La técnica constructiva de la pedra en sec se remonta a la prehistoria, con ejemplos como las navetas y los talayots, y se extiende desde el Mediterráneo hasta Japón o Cuzco.

Piedra seca, técnica constructiva declarada patrimonio de la Humanidad

En las Islas Baleares ha creado un paisaje excepcional, por la abundancia y calidad de las construcciones realizadas mediante este sistema.

El crecimiento demográfico sucedido a partir del medioevo impuso la necesidad de conseguir nuevas superficies agrícolas.

Los campesinos debían remover las piedras para convertir la tierra en cultivable y, a su vez, utilizaban este material levantando aljibes, canalizaciones de agua y los característicos marges (muros de sujeción en bancales) de la Serra de Tramuntana, entre otras construcciones necesarias para el desempeño de su trabajo.

Las piedras se colocan en función de la forma y tamaño. Quedan unidas por efecto de la gravedad, sin utilizar argamasa ni cemento, lo que permite el paso del agua entre sus intersticios, minimizando los posibles derrumbes y evitando transportar material desde lugares lejanos a la zona de construcción. Los marges (muros de bancal) tienen, además, otras implicaciones ambientales especialmente remarcables en materia de estabilización de vertientes y prevención de incendios forestales.


Piedra seca, técnica constructiva declarada patrimonio de la Humanidad

Piedra seca, técnica constructiva declarada patrimonio de la Humanidad

El elevado valor cultural y paisajístico de la piedra seca ha sido reconocido a escala mundial, desde el 28 de noviembre de 2018, la técnica de construcción de la pedra en sec es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. El objetivo de la declaración es proteger una técnica ancestral, la contribución a su promoción y para que el oficio de ‘mestre marger‘ no desaparezca.

Paralelamente, en Mallorca, se han protegido como bienes de interés cultural (BIC) tres grandes conjuntos patrimoniales ligados a esta técnica: el camino del barranco de Biniaraix, los pozos de nieve y sus elementos asociados del macizo de Massanella, y los bancales de las Rotes de Caimari.

Además, en los catálogos municipales se incluyen los muros de piedra seca de valor paisajístico y ambiental, las áreas con bancales, barracas, hornos de cal, cases de neu (neveros), carboneras, fuentes de mina y caminos empedrados.

Piedra seca, técnica constructiva declarada patrimonio de la Humanidad


También se han recuperado otros caminos, entre los que destacan senderos emblemáticos como el camino viejo de Lluc, el camino des Correu, Ses Voltes d’en Galileu y otros. En su entorno se han enderezado muros y paredes. En conjunto, una muestra muy representativa del patrimonio etnológico de Mallorca.

Por otro lado, el “Arte en seco”, promueve el conocimiento de artistas que desarrollan sus creaciones en el llamado “Landart”, utilizando técnicas de la piedra en seco.