vinosferrer.com Bodegas José L. Ferrer Mallorca


Banyalbufar, municipio situado en el suroeste de la Serra de Tramuntana entre los términos de Estellencs, Esporles y Valldemossa, tiene una población aproximada de 500 personas y su paisaje se caracteriza por las montañas que le envuelven y los espectaculares bancales dedicados al cultivo y su escarpada costa que va del Racó de s’Algar al Port des Canonge.

 

Historia

Los orígenes de Banyalbufar se encuentran en la alquería que nació en el siglo X con el nombre de Banyalbahar, topónimo musulmán  que  signifca “construido junto al mar”.

Después de la conquista de Mallorca, la vila fue atribuida a Gilabert de Cruïlles y Ramón Sa Clusa, nobles que participaron en el año 1.229 en la expedición militar de Jaume I. En el año 1.392 se implanta un régimen  señorial: la Baronía de Banyalbufar, donde el señor de la Baronía tenía jurisdicción civil y criminal sobre todos los habitantes del pueblo.

Tradicionalmente dedicado a la  ganadería, a la pesca y a la agricultura, donde destacó por la producción  de  tomates  de  ramillete y  del vino de Malvasía, hoy en proceso de recuperación, Banyalbufar  se  ha  convertido  en un  pueblo  turístico  sin  perder  su singularidad.

 

Ruta cultural

De las muchas excursiones que se pueden realizar por la zona, la más conocida y recomendable para todos los públicos es la que va desde el pueblo de Banyalbufar al Port des Canonge siguiendo el antiguo camino llamado  la “Volta des General”.

Entre los lugares de interés cultural destacan la torre des Verger o talaia de  ses Ànimes,  que  está restaurada por completo, y que es una antigua torre de defensa que servía  para  avisar  de  la  llegada  de  corsarios,  ubicada sobre un barranco a las afueras del pueblo en dirección a Estellencs, desde donde se contempla una impresionante vista de la costa, también destaca el antiguo palacio de “Sa Baronía” con un patio interior y una torre de defensa del siglo XVII.