Religiosa agustina nacida en Valldemossa (Mallorca), el 1 de mayo de 1531. Huérfana de padre y madre desde su tierna edad, hubo de recogerse en casa de sus tíos, quienes con su áspero trato ejercitaron su paciencia y humildad, de que tan sublimes ejemplos mostró durante su vida.

Sta-Catalina-Tomas_2

 

 

A los diecinueve años, después de haber llamado inútilmente a la puerta de varios conventos, fue admitida en el Convento de Canonesas Agustinas de Santa Magdalena de Palma. Toda su vida se desarrolló en un ambiente sobrenatural y divino. A pesar de su carencia de letras y de su humilde estado de hermana lega, los personajes más célebres de su tiempo la consultaban como a oráculo divino. Falleció en 1572 a los 43 años, y su cuerpo virginal se halla aún incorrupto en el citado convento.

Fue Beatifica en 1792 y venerada como Santa desde 1930. En Valldemossa se conserva su humilde casa natal.

Sta-Catalina-Tomas 4

 
 
 
Santa mallorquina

Santa Catalina Thomás, única santa mallorquina, es una imagen muy querida en la isla. Por ello, muchas fiestas patronales se celebran en su honor. Entre ellas destaca la de la localidad en la que nació la beata. Tras la misa en la Parroquia de San Bartolomé, que se celebra en su honor, hay una procesión con la reliquia de Santa Catalina Thomás por las principales calles del pueblo, encabezada por “la beateta”, “s’Hereva” y las damas de honor, seguidas de la figura de la santa y cerrando la comitiva, las autoridades y numerosas personas vestidas de payés.