maria-antonia-salva_1Maria Antònia Salvà de La Llapassa i Ripoll (Palma de Mallorca, 1869 – Llucmajor, 1958), es la primera poeta moderna en catalán.

 

maria-antonia-salva_2

 

Hija de una familia de terratenientes, pasó los primeros años en las tierras que la familia poseía en Llucmajor, con sus tías, puesto que la madre murió cuando Maria Antonia era muy pequeña. A los seis años volvió a Palma junto a su padre, que ejercía de abogado, y estudió en el Col·legi de la Puresa. El contacto con la Renaixença mallorquina y la amistad con la familia de Miquel Costa i Llobera potenciaron la vocación literaria de la chica que ya escribía desde muy pequeña. Un revulsivo muy importante fue la descubrimiento del poema Canigó de Verdaguer, obra que se sabía de memoria y que se convertió en un juego poético con su padre. Vital y refinada, dedicó su vida a escribir, traducir y leer. Vivió entre Palma y Llucmajor, en La Llapassa. Allí recibía numerosas visitas y escribió un epistolario muy extenso y valioso con los escritores e intelectuales de su tiempo. Su contacto vital y cotidiano con la naturaleza y el vocabulario de la ruralia, son determinantes para entender su poesía que inició, a finales del siglo XIX, bajo la maestría de Miquel Costa i Llobera. En el año 1910 publica el primer libro Poesías, con prólogo de Costa i Llobera.

maria-antonia-salva_3

 

Josep Carner fue un gran admirador de la obra de Maria Antonia Salvà, sobre todo con la publicación de Mireia, la obra emblemática de Frederic Mistral. Según Carner, Salvà representa, dentro de la Escuela Mallorquina, escuela que se inspiraba en los modelos clásicos horacianos, y suscitaron una gran admiración en la nueva generación de poetas “noucentistas” catalanes: “cada cosa en su lugar, de cada emoción con una música oportuna”.

 

Los libros más representativos de la poeta son “Espigues en flor” (1926), con prólogo de Josep Carner, “El retorn” (1934), sin duda su obra más importante, y “Lluneta del pagès” (1952). Destacan también, las traducciones de Giovanni Pascoli o Francis Jammes y, en prosa, “Els promesos” (1922-23), de Alexandre Manzoni.

La censura
Participó activamente en los intentos clandestinos para mantener la lengua y la literatura catalanas. La publicación de sus obras suscitó numerosas dificultades para superar la censura. En el año 1946 publica “Llepolies i joguines”, el segundo libro inédito publicado en catalán en Mallorca en la inmediata posguerra, y los años siguientes aparecen el resto de volúmenes de su obra completa, entre los cuales cabe destacar el volumen de prosas biográfico-literario, “Entre el record i l’enyorança” (1955).

 

Últimos años
En los últimos años de su vida recibió el homenaje de la intelectualidad mallorquina, y Josep Carner le editó “l’Antologia poética”, una importante muestra y actualización de su obra, acabada pocos meses antes de la muerte de la poeta, en Llucmajor, el 29 de enero de 1958.

Como ha pasado con otras escritoras históricas, la obra de Maria Antonia Salvà ha tenido que superar los prejuicios que socialmente han situado la literatura escrita por mujeres en un segundo nivel. En la actualidad, es considerada un clásico moderno.

maria-antonia-salva_4

 

Premios
•  Palma d’Or als Jocs Florals de Barcelona (1897).
•  Fires i Festes de Palma (1903): Joc de nins.
•  Jocs Florals de Palma (1904): Del pla i Primaveral.
•  Englantina d’Or als Jocs Florals de Palma (1910): L’ayguera, Casa pagesa i Flaviol de pastor.
•  Viola d’Or als Jocs Florals de Badalona (1916).

Obra
Poesía:
•  Poesies. Palma de Mallorca, J. Colomar, 1910.
•  Espigues en flor. Barcelona, Altés, 1926.
•  El retorn. Barcelona, Lluís Gili, 1934 / Palma de Mallorca, Moll, 1981.
•  Llepolies i joguines. Palma de Mallorca, Moll, 1946.
•  Cel d’horabaixa. Palma de Mallorca, Moll, 1948.
•  Lluneta de pagès. Palma de Mallorca, Moll, 1952.

 

 

This post is also available in: caCatalà enEnglish deDeutsch