vinosferrer.com Bodegas José L. Ferrer Mallorca


Josep Maria Quadrado i Nieto (Ciutadella, 1819 – Palma de Mallorca, 1896). Historiador, periodista, escritor y arqueólogo español. Estudió en Palma de Mallorca y fue archivero general de las islas Baleares. Estudió a algunos autores catalanes medievales, como Ramon Llull, Ausiàs March y los cronistas.

También recogió canciones populares y editó documentos antiguos. En 1823 se trasladó a Palma y pronto tuvo contactos con los escritores del Renacimiento mallorquín. En 1840 es nombrado archivero del Archivo del Reine de Mallorca, pero por razones políticas fue destituido. Recuperó el cargo en 1843. Fundó con Antoni Montis i Tomàs Aguiló, la revista local La Palma (1840-1841) que contribuyó a la difusión del Romanticismo tradicionalista, en ella se tradujo a Lamartine, Víctor Hugo y Byron, y ejerció una fuerte influencia en la vida cultural de Mallorca.

josep-maria-quadrado_2

Quadrado condenó el teatro de Hugo, pero no su poesía en “Víctor Hugo y su escuela literaria” (Semanario Pintoresco, 1940). También colaboró en la revista “Museo Balear” y en “Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana”. En el año 1842 se trasladó a Madrid para estudiar teología. Aquí ejerció como periodista en el diario “El Católico” y conoció a Jaume Balmes. Discípulo y admirador de Jaume Balmes, colaboró en sus campañas políticas, en los periódicos conservadores de El Conciliador (1848) y El Pensamiento de la Nación (1844), La Fe (1844).

 

Católico, tradicionalista y romántico, fue escritor de criterio justo y vigor polémico. Cultivó los diversos géneros literarios, desde la novela a la poesía, acabó la novela El infante de Mallorca (1886), de Tomàs Aguiló, pero destacó como historiador. En relación a la historia de Mallorca, publicó: Forenses y ciudadanos: historia de las disensiones civiles de Mallorca en el siglo XV (1847). También, Historia de la conquista de Mallorca (1850), La judería en la capital de Mallorca en 1391 (1887), autor de una Historia crítica de Mallorca que dejó sin acabar. Destaca en sus obras una gran cantidad de datos y abrió las puertas a futuras investigaciones sobre nuestra historia. Compuso poemas de tema medieval malloquín. Recogió sus artículos periodísticos en Ensayos religiosos, políticos y literarios (1893-1896), en cuatro volúmenes, con estudio de Marcelino Menéndez Pelayo. Escribió también algunos versos y tradujo tres dramas de Shakespeare; pero lo más destacado de su labor literaria es la contribución a los Recuerdos y Bellezas de España, de Pablo Piferrer y Francisco Javier Parcerisa, con los volúmenes: Castilla la Nueva (1848-1850); Asturias y León (1855-1895); Valladolid, Palencia y Zamora (1864); Salamanca, Ávila y Segovia (1872); y Aragón (1884). Fue miembro de la Real Academia Española, de la Real Academia de la Historia y de la “Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona”.