En otoño no puede faltar en la gastronomía Balear el “esclata-sang”, seta catalogada como excelente al horno, a la brasa o a la parrilla, también es un magnífico complemento de los guisos de carne, guisos de caza (perdiz, conejo o liebre) y muy bueno en guiso con patatas y chorizo.

 

 

 

 

Ingredientes:
• 1/2 kg. de rovellones
(Lactarius deliciosus, L. sanguifluus)
• 2 dientes de ajo
• 2 guindillas (opcional)
• 1 vaso pequeño de vino blanco
• 1 vaso pequeño de aceite
• 1 vaso pequeño de agua
• 1 cucharadita de harina
• Perejil picado

 

 

Elaboración

Poner el aceite a calentar en una cazuela de barro y añadir el ajo bien picado. Rehogar hasta ver el ajo casi dorado. Incorporar los rovellones limpios y troceados y rehogarlos durante unos 5 minutos. Añadir la harina y remover, incorporar el vino blanco y el agua, y remover. Añadir la guindilla, si gusta, y dejar hervir durante otros 5 minutos más. Poner a punto de sal y espolvorear el perejil picado. Servir caliente.