vinosferrer.com Bodegas José L. Ferrer Mallorca


Es una raza propia de la Isla de Mallorca que, pese a la continuada intromisión de razas foráneas sucedida durante los dos últimos siglos, se ha podido mantener diferenciada y mantener el tipo originario, dónde aún se puede ver hoy en día.

 

cavall-mallorqui_2


Origen

El caballo mallorquín, está englobado dentro del grupo de caballos de origen meridional de la península ibérica, de buen tamaño, fuertes y aptos para el trabajo, que dio lugar, entre otras poblaciones, a la raza catalana, hoy ya desaparecida, a la mallorquina y a la menorquina. El contacto de siglos con el otro grupo étnico extendido por el Norte de España, aportó seguramente alguna característica, como pueden ser el color de la capa y pelaje, propios de estas razas.

 

Características

Es un animal de carácter tranquilo, recio, rústico y muy sobrio. Su silueta es esbelta y el color de su capa es negro.

La cabeza es alargada, seca y descarnada, de tamaño mediano tirando a grande, con las orejas pequeñas, derechas y casi siempre llenas de pelo, los ojos son oscuros, el morro es ancho y fuerte, el cuello es corto y no muy ancho, la cabellera es abundante y el pelo es fuerte y grueso.

 

Tiene un pecho ancho, la espalda es recta, pese a que tiene tendencia a ensillarse con la edad. La grupa es larga e inclinada y, en general de musculatura plana. Las extremidades son poco musculosas, con las rodillas fuertes y anchas.

La cola es de inserción baja, larga y de pelo largo y fuerte. El color del pelo es el negro, en todas sus variantes, que le da un aspecto elegante y serio. Se aceptan pequeñas manchas blancas en la cara con forma de cometa o cordón.

Datos generales

La introducción de razas foráneas a la isla de Mallorca desde mitad del siglo XIX hasta el siglo XX ocasionó a partir del primer tercio de siglo, la progresiva desaparición de la raza mallorquina, lo cual acompañada de la sustitución de la tracción animal por la mecánica, motivó por vía indirecta una despreocupación total por mantener esta raza pura.

La consecución del “Registre – Matrícula de la Raza Mallorquina”, en el año 1988, acompañada del esfuerzo de instituciones y personas marcó un hito decisivo por esta raza. El censo de animales registrados, supera las 150 cabezas.

La funcionalidad de esta raza, ha pasado en los últimos años a la cría en pureza por la práctica de la equitación. Su armonía de formas, la elegancia del color negro de pelo y ser un animal dócil y tranquilo, el caballo de raza mallorquina tiene hoy en día una elevada cotización en el mercado, lo que hace prever su estabilidad como raza, no sólo merecedora de conservar por ser nuestra, sino por la importancia de lo que su genética significa.

cavall-mallorqui_3