Santuario-de-la-Consolacion-S-Alqueria-Blanca-Mallorca-1

El santuario de la Mare de Déu de la Consolació, cerca de S’Alqueria Blanca, es un curioso lugar recoleto desde el que se puede contemplar una espectacular panorámica de la costa este de Mallorca.

 

Santuario de la Consolación, S'Alqueria Blanca, Mallorca

El modo más fácil de llegar hasta la Consolació es partir desde la iglesia de S’Alqueria Blanca, en dirección Santanyí, por la carretera principal de Cala D’Or a Santanyí y tomar el Camí de Sa Teulera, a mano derecha. Es un camino de tierra, que asciende entre un hermoso paisaje calificado ANEI (Área Natural de Especial Interés). Al final del corto trayecto disfrutaremos de la paz de este poco frecuentado santuario.

 

Se desconoce la fecha exacta en que fue construido el Santuario de la Consolación, del término municipal de Santanyí (no debemos confundirlo con el Santuario de la Consolación que se encuentra junto al pueblo de Sant Joan). Arquitectónicamente llama la atención su aspecto fortificado debido, probablemente, a las incursiones berberiscas sufridas antiguamente en esta zona de Mallorca. Actualmente, está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y su capilla, con nave de medio cañón, ha sido restaurada recientemente. En el santuario encontramos un retablo de Santa Escolástica, patrona de la lluvia, un bien escaso en estas tierras. El retablo data de 1646 y su estilo barroco queda patente en la profusión flores y ángeles que presenta, así como en la gran concha que lo corona.

 

Santuario de la Consolación, S'Alqueria Blanca, Mallorca

Durante los siglos XVIII y XIX el Santuario de la Consolación se encontraba en estado de gran abandono. Hasta que en 1931 el ecónomo Llorenç Lliteres y Joana Graells promovieron una reforma, bajo los planos del arquitecto Francesc Cases, que alternó sus mayoritarios planteamientos racionalistas con trabajos inscritos dentro del regionalismo y de la arquitectura popular, tal y como representa esta obra.

 

Hoy en día el santuario permanece vacío, aunque está previsto convertirlo en albergue para jóvenes, tras las obras de adecuación del camino que lleva a la ermita por parte de la asociación “Amics de la Consolació”, un grupo de setenta familias de Santanyí y S’Alqueria Blanca, que se ocupa del mantenimiento de este singular santuario.

Santuario de la Consolación, S'Alqueria Blanca, Mallorca

Santuario de la Consolación, S'Alqueria Blanca, Mallorca

Santuario de la Consolación, S'Alqueria Blanca, Mallorca

Nuestro punto de partida es el Port de Sóller, tres horas antes de la puesta del sol. Subiendo la cuesta de la calle Bélgica y continuando el Camí de s’Illeta media hora, hasta llegar a la base del Penyal Bernat de s’Illeta, cuya afilada cumbre es nuestro objetivo.

En Mallorca es muy habitual usar Penyal Bernat para denominar las formaciones rocosas que destacan del resto, especialmente las agujas de roca. Hay diferentes opiniones sobre su origen etimológico, pero lo único que parece claro, es que fue importado de Cataluña con la llegada de los conquistadores en el siglo XII, pues es un nombre habitual en todos los territorios de habla catalana.

El que ascenderemos nosotros, es el denominado Penyal Bernat de s’Illeta. Existen otros también muy conocidos en la isla, como el de Sa Calobra y el de Caimari, incluso al final del camino que nosotros recorremos en parte, existe otro más llamado Penyal Bernat des Joncar.

Su desnivel sobre el nivel del mar es de 264 metros y su altura es de unos 100 metros por su cara oeste, la más alta, y de 35 por su cara este, la más baja y por la que nosotros ascenderemos, mediante las técnicas COFI. COFI es un sistema de progresión vertical mediante el uso de cuerdas previamente instaladas, que nos permite sin necesidad de experiencia previa, ascender de manera segura, fácil y divertida.

En unos pocos minutos los expertos y en menos de 30 minutos los mas novatos pueden acceder a la cumbre de la aguja, desde donde se dominan unas espectaculares vistas sobre el Camí de s’Illeta, la torre Picada y toda la costa oeste de la isla, desde el Port de Sóller hasta la isla Dragonera y la más espectacular puesta de sol imaginable.

La bajada se realiza igual, pero el tiempo y el esfuerzo empleados son menores, unos 10 minutos para cada ascensionista y una media hora más de camino para regresar hasta el Port de Sóller, que si es necesario se puede hacer con lámparas frontales.

Si decidís contratar un guía para esta actividad, aseguraros de que tenga la titulación de Técnico Deportivo en “Escalada” TD2, grado medio.

Al final del camino justo antes de una barrera que lo cierra, a mano izquierda se encuentra el merendero den Bernat de s’Illeta. Un fabuloso mirador frente al Penyal Bernat y sobre el mar, donde se pueden hacer muy buenas fotos y almorzar.

Miquel Riera

www.mallorcatopadventure.com

 

This post is also available in: caCatalà enEnglish deDeutsch ruРусский