vinosferrer.com Bodegas José L. Ferrer Mallorca


LLucalcari-1

Una de las vistas más impresionantes y representativas de Mallorca es la aldea de Llucalcari, entre los pinos y olivos de la Serra de Tramuntana, sobre un fondo azul intenso en el que se confunden el cielo y el Mediterráneo.

LLucalcari-2

En el siglo XIV se construyeron atalayas en la costa mallorquina para avistar naves enemigas, especialmente piratas. Un siglo después este caserío, cuyo nombre es de origen árabe,  tenía cinco torres que lo protegían de dichos ataques. Sólo quedan en pie tres de las existentes en esa época, las de Casa d’Amunt, Can Simó y Can Paloni, donde se encuentra actualmente el hotel Costa d’Or.

El “llogaret” de Llucalcari está situado cerca de la costa,  a 85 metros sobre el nivel del mar y a 3 km de Deià, siguiendo por la carretera que conduce a Sóller. Desde la población parte un camino empinado, que corre entre propiedades con olivos y hermosos pinos, hasta la playa des Canyaret. Es una cala cristalina de rocas, donde una pequeña fuente permite darse baños de lodo marrón rosado. El color rojizo de la arcilla es provocado, probablemente, por la presencia de hierro, ya que en el siglo XIX existía una mina de este metal en Llucalcari. La playa des Canyaret es un lugar muy tranquilo y familiar, donde algunos de los bañistas practican el nudismo.
LLucalcari-3

Como el resto de la Sierra de Tramuntana, Llucalcari no fue conquistado por los catalanes hasta 1231. En el “Llibre del Repartiment” (1232) se conceden estas tierras a Gilabert de Cruïlles, señor de L’Empordà. Durante el siglo XIII fue la principal alquería del término de Deià. Actualmente, reúne quince edificaciones, incluyendo un oratorio del 1.600, en el que se venera a la Virgen de Agosto.

El Archiduque Luis Salvador dijo de Llucalcari: “Es sin disputa uno de los rincones más hermosos del mundo”. Sigue siendo un lugar verdaderamente idílico y privilegiado, por la belleza del paisaje y de sus construcciones y la calma que se respira en sus calles y en el pequeño bosque que nos conduce hasta el mar.

LLucalcari-4

 

 

Una de las vistas más impresionantes y representativas de Mallorca es la aldea de Llucalcari, entre los pinos y olivos de la Serra de Tramuntana, sobre un fondo azul intenso en el que se confunden el cielo y el Mediterráneo.